Miles de huesos hallados en un extraordinario yacimiento cretácico de la localidad turolense de Ariño permiten describir un inusual dinosaurio ornitópodo.

         El nuevo dinosaurio se conoce gracias a un abundante material craneal y postcraneal perteneciente al menos a 6 individuos distintos